Cargando...

Artritis Reumatoide y ejercicio

Artritis
Ejercicio
Yoga

Hacer ejercicio con frecuencia puede ayudar a reducir el dolor, darte más energía y a que funciones mejor día a día. También es importante para conseguir o mantener un peso saludable y para reducir el riesgo de cardiopatía. Por último, el ejercicio físico continuado es una buena manera de reforzar tu confianza, ayudarte a ser más positivo y controlar mejor tu enfermedad, ya que liberas endorfinas, hormona que segrega nuestro cerebro y que influye en tus sensaciones. Recuerda que siempre debes hablar con tu médico antes de empezar un nuevo programa de ejercicios, para asegurarte de que es adecuado en tu caso. ¡Ojo! recuerda que hay ejercicios que no son beneficiosos por el exceso o por la sobrecarga y la agresión que puede significar para determinadas articulaciones. Por ejemplo las articulaciones de las manos son particularmente vulnerables a determinados esfuerzos.


El ejercicio de alto impacto como correr puede hacer vibrar tus articulaciones y causar dolor; por tanto, no importa si no puedes practicarlo. En vez de ello, opta por el ejercicio de bajo impacto, que no pondrá demasiada presión en tus articulaciones.

La natación es ideal porque el agua soporta tu cuerpo y también crea resistencia, que ayuda a reforzar tus músculos. Nada con energía suficiente y también conseguirás que los pulmones y el corazón funcionen bien. ¿No estás muy seguro de tu técnica? Nunca es tarde para aprender, muchos centros deportivos dan clases de natación para adolescentes. También puedes probar los ejercicios aeróbicos acuáticos. Ir en bicicleta y caminar son otras actividades con poco impacto en las articulaciones.

Muchas personas con artritis reumatoide observan cómo los ligamentos y tendones de las articulaciones se vuelven rígidos, poco flexibles y con aumento del dolor al moverlos. Se ha observado que esto se alivia con ejercicios de estiramiento. La amplitud de movimiento es el grado de movimiento normal de las articulaciones en ciertas direcciones. Los ejercicios de estiramiento actúan en tus ligamentos y tendones, y se han ideado para asegurar que las articulaciones se estiran hasta el límite, siempre de forma segura y cómoda, sin forzarlas.

¿Por qué no aliviar la rigidez matinal con unos estiramientos al levantarte? Unos simples movimientos en casa pueden servir; por ejemplo, levantar los brazos o flexionar los dedos hasta donde puedas y hasta que notes un estiramiento de los músculos y tendones alrededor de las articulaciones. Intenta mantener cada estiramiento durante 5-10 segundos y repítelo 5-10 veces si puedes. También puedes probar clases de estiramiento como Yoga (estiramiento con conciencia en la respiración) o Tai Chi (un ejercicio suave y fluido original de China). Las investigaciones han demostrado que practicar tai chi dos veces por semana durante ocho semanas puede ayudar a mejorar el dolor, el cansancio, la rigidez y el bienestar general.


Las pautas sugieren que todos deberíamos hacer al menos 150 minutos de ejercicio de intensidad moderada cada semana; por ejemplo, caminar, bailar, hacer tareas domésticas o jardinería, tareas que pueden parecer arduas si tienes dolor. Es importante que busques el equilibrio correcto entre actividad y reposo, especialmente durante un brote.


Puedes dividir los 30 minutos diarios en tres tandas de 10 minutos repartidas durante el día; por ejemplo, 10 minutos de estiramientos al despertarte, después ida y vuelta a la tienda de la esquina y 10 minutos de jardinería más tarde. Escucha tu cuerpo: si estás agotado y dolorido después de hacer ejercicio, podría ser un signo de que te has pasado, es momento de escuchar tu cuerpo, de relajarse, de darse permiso para descansar y hacer menos ejercicio al día siguiente.

Yoga. Camino para disminuir el estrés y fomentar el encuentro con uno mismo.

Las clases semanales de yoga pueden ayudar a aliviarlo, según una investigación británica financiada por Arthritis Research UK1. Muchas personas opinan también que el yoga es muy relajante, por lo que los beneficios no son solo físicos. Pero habla siempre con el médico antes de probar un ejercicio nuevo. Y si tienes permiso para probar una clase, asegúrate de explicarle al profesor (en privado, si lo prefieres) que tienes artritis reumatoide para que puedas aprovechar al máximo las sesiones. También puedes buscar clases de terapia con yoga, dirigidas específicamente a personas con problemas físicos o enfermedades.

¿Y si no puedo cumplir mis objetivos?

Claves para abordar problemas.

  • Primero, reconocer que tienes un problema y cuál es tu disposición a abordarlo.
  • Segundo, identificar de un modo específico cuál es el problema. Por ejemplo, puede ser difícil comer sano un día que comes fuera de casa con unos amigos.
  • Entonces, busca posibles soluciones: ajustar el menú lo más posible a tu dieta, disminuir las cantidades o ser más estricto en la comida siguiente.
  • Escoge la mejor solución para ti y disfruta sin culpabilizarte.  Este simple proceso puede aplicarse a obstáculos grandes y pequeños.

¿Te ha resultado útil este contenido?

(0votos, promedio: 0 de 5)

Bibliografía de consulta:
1- Revista Contigo-Artritis Reumatoide, nº2, págs. 5-8.

Contenidos avalados por:

QUIERO MAS CONTENIDOS Y SERVICIOS

Política de Cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Tus datos personales no quedarán registrados. Si sigues navegando entendemos que aceptas su uso.

Leer más
Detalles
Estadísticas
Estadísticas
Declaración CookiesSobre las Cookies
NombreProveedorPropósitoExpiraciónTipo
cookies-acceptwww.abbviecare.es Recordar la decisión del usuario.1 año
statisticswww.abbviecare.es Recordar la decisión del usuario.1 año
howDidYouKnowUswww.abbviecare.es Recordar no mostrar la modal de como nos has conocido1 año
wordpress*www.abbviecare.es Cookies para el correcto funcionamiento de sistema-
wp*www.abbviecare.es Cookies para el correcto funcionamiento de sistema-
_gawww.abbviecare.es Registra una identificación única que se utiliza para generar datos estadísticos acerca de cómo utiliza el visitante el sitio web.2 añosHTTP
_gatwww.abbviecare.es Utilizado por Google Analytics para controlar la tasa de peticiones.1 minutoHTTP
_gidwww.abbviecare.es Registra una identificación única que se utiliza para generar datos estadísticos acerca de cómo utiliza el visitante el sitio web.1 díaHTTP

Las cookies son pequeños archivos de texto que los sitios webs pueden usar para obtener más información o mostrar una experiencia de usuario más eficiente.

La ley permite almacenar cookies en tu dispositivo si son estrictamente necesarias para el funcionamiento de esta página. Para todos los demás tipos de cookies necesitamos tu permiso.

Este sitio utiliza diferentes tipos de cookies. Algunas de ellas provienen de servicios de terceros.

Siempre que lo desees, podrás configurar tu consentimiento sobre la declaración de cookies en nuestro sitio web.

Obtén más información sobre quiénes somos, cómo puede contactarnos y cómo procesamos los datos en nuestra Política de privacidad.