Cargando...

La Fatiga en personas con artritis reumatoide

La fatiga es un síntoma difícil de definir por lo que muchas veces es también complicado de expresar. Engloba síntomas como cansancio, malestar físico o emocional, descuido personal o de las tareas del día a día, falta de satisfacción personal, estrés y percepción de mal control de la enfermedad, generando así un impacto claramente negativo en la calidad de vida.

VOLVER

 

La artritis reumatoide (AR) es una enfermedad crónica que produce dolor, inflamación y rigidez de las articulaciones. Además, tres de cada cuatro personas con AR presentan fatiga como parte de sus síntomas asociados a la enfermedad, la mitad de ellos de forma severa.

 

La fatiga es un síntoma difícil de definir por lo que muchas veces es también complicado de expresar. Engloba síntomas como cansancio, malestar físico o emocional, descuido personal o de las tareas del día a día, falta de satisfacción personal, estrés y percepción de mal control de la enfermedad, generando así un impacto claramente negativo en la calidad de vida.

 

>Hay múltiples causas por las que las personas con AR pueden presentar fatiga. Las principales incluyen problemas de mala calidad del sueño, estado de ánimo deprimido, dolor crónico, baja actividad física, falta de apoyo social, y otras afecciones médicas como la hipertensión arterial, el sobrepeso y obesidad, el tabaquismo y la diabetes. También es necesario descartar cualquier causa orgánica que pueda desencadenar fatiga y que no se haya estudiado previamente, por ejemplo, anemia, alteraciones del tiroides, enfermedades cardiacas o problemas respiratorios como EPOC o apnea del sueño. Una vez valoradas dichas causas, se debe tener en cuenta que la actividad inflamatoria que desencadena la AR puede desarrollar la fatiga, aunque ésta juega un papel minoritario.

 

La fatiga no es un síntoma fácil de medir, para ello existen múltiples escalas y cuestionarios de autoevaluación sin que haya un consenso establecido de cuál de todos es mejor. En estas escalas es importante evaluar la perspectiva del paciente acerca de la severidad subjetiva de la fatiga, la repercusión que supone para él y su habilidad para manejar la situación y adaptarse a ella.

 

El abordaje de este problema tiene que ser individualizado y debe tener en cuenta múltiples aspectos, como la intensidad de la fatiga, la actividad de la artritis, los demás síntomas asociados y el día a día de cada persona. Asimismo, deben considerarse las preferencias del paciente, tomando las decisiones terapéuticas de manera compartida, por lo que es importante que se comente con el especialista esta situación.

 

A continuación, se presentan algunas recomendaciones generales que pueden ser herramientas útiles para afrontar la fatiga:

Realizar actividad física moderada adaptada a las características de la persona y a la evolución de la enfermedad, evitando el sedentarismo. Se aconseja iniciar la actividad física de forma suave y regular, y gradualmente aumentar la intensidad, evitando sobreesfuerzos excesivos. El ejercicio supervisado puede ser una buena forma de animarse y empezar.

 

Conseguir un sueño reparador es un punto básico en el manejo de la fatiga, por lo que dormir un número adecuado de horas con una buena calidad de sueño es esencial. A la hora de dormir, se recomienda evitar la ingesta de sustancias y bebidas estimulantes, las temperaturas extremas y los estímulos ruidosos o luminosos. En caso de problemas de sueño importantes que no mejoren con las recomendaciones generales, se debe consultar con el médico para valorar opciones de tratamiento farmacológico para el insomnio. 

 

Recurrir a ayuda psicológica en caso necesario. Es normal que una persona con fatiga tenga emociones y sentimientos negativos, pero debe aprender a controlarlos para que no se cronifiquen y se conviertan en un problema añadido. Si es preciso, la terapia cognitivo-conductual, las técnicas de relajación o las entrevistas motivacionales podrían ser eficaces.

 

Intentar mantenerse activo a nivel laboral y procurar unas condiciones de trabajo óptimas (como tener una postura correcta o vigilar la distancia mínima entre la pantalla del ordenador y los ojos, entre otros).

 

Tomar de manera adecuada el tratamiento farmacológico prescrito para tratar la AR, pues es necesario el buen control del dolor y la inflamación articular para que no empeoren la fatiga. Es importante tomar la medicación prescrita por el médico y aplicar sus recomendaciones para obtener el máximo beneficio de los medicamentos y minimizar sus efectos adversos. También se debe asegurar un correcto control de los demás problemas médicos que se tengan.

 

Se debe seguir una dieta equilibrada. Aprender a comer de forma saludable y asegurar una correcta hidratación ayuda al mantenimiento de un peso adecuado, beneficioso para mejorar la sintomatología de esta enfermedad crónica.

 

El consumo del tabaco provoca numerosos daños en el organismo, entre los cuales está el empeoramiento de los problemas de salud asociados a la AR como la fatiga. En este contexto, dejar de fumar es esencial para la mejoría de este síntoma, así como para el control de la enfermedad.

 

En resumen, la fatiga es un síntoma que no depende principalmente de la inflamación de la AR, sino que se ve influenciada por muchos factores físicos, psicológicos, sociales y de la salud de la persona. Es imprescindible detectar estos problemas y abordar cada uno de ellos para poder conseguir una mejoría en la fatiga, y con ello una mejor calidad de vida.

Bibliografía:

  • Strand V, Wright GC, Bergman MJ, Tambiah J, Taylor PC. Patient Expectations and Perceptions of Goal-setting Strategies for Disease Management in Rheumatoid Arthritis. J Rheumatol. 2015;42(11):2046-2054. doi:10.3899/jrheum.140976
  • Santos EJF, Duarte C, da Silva JAP, Ferreira RJO. The impact of fatigue in rheumatoid arthritis and the challenges of its assessment. Rheumatology (Oxford). 2019;58(Suppl 5):v3-v9. doi:10.1093/rheumatology/kez351
  • Katz P. Causes and consequences of fatigue in rheumatoid arthritis. Curr Opin Rheumatol. 2017;29(3):269-276. doi:10.1097/BOR.0000000000000376
  • Pope JE. Management of Fatigue in Rheumatoid Arthritis. RMD Open. 2020;6(1):e001084. doi:10.1136/rmdopen-2019-001084

APRENDE A ESCUCHAR EL LENGUAJE DE TU ENFERMEDAD.

Avalado por:

 

Política de Cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Tus datos personales no quedarán registrados. Si sigues navegando entendemos que aceptas su uso.

Leer más
Detalles
Estadísticas
Estadísticas
Declaración CookiesSobre las Cookies
NombreProveedorPropósitoExpiraciónTipo
cookies-acceptwww.abbviecare.es Recordar la decisión del usuario.1 año
statisticswww.abbviecare.es Recordar la decisión del usuario.1 año
howDidYouKnowUswww.abbviecare.es Recordar no mostrar la modal de como nos has conocido1 año
wordpress*www.abbviecare.es Cookies para el correcto funcionamiento de sistema-
wp*www.abbviecare.es Cookies para el correcto funcionamiento de sistema-
_gawww.abbviecare.es Registra una identificación única que se utiliza para generar datos estadísticos acerca de cómo utiliza el visitante el sitio web.2 añosHTTP
_gatwww.abbviecare.es Utilizado por Google Analytics para controlar la tasa de peticiones.1 minutoHTTP
_gidwww.abbviecare.es Registra una identificación única que se utiliza para generar datos estadísticos acerca de cómo utiliza el visitante el sitio web.1 díaHTTP

Las cookies son pequeños archivos de texto que los sitios webs pueden usar para obtener más información o mostrar una experiencia de usuario más eficiente.

La ley permite almacenar cookies en tu dispositivo si son estrictamente necesarias para el funcionamiento de esta página. Para todos los demás tipos de cookies necesitamos tu permiso.

Este sitio utiliza diferentes tipos de cookies. Algunas de ellas provienen de servicios de terceros.

Siempre que lo desees, podrás configurar tu consentimiento sobre la declaración de cookies en nuestro sitio web.

Obtén más información sobre quiénes somos, cómo puede contactarnos y cómo procesamos los datos en nuestra Política de privacidad.